El vino y su historia

941 49 93 11
El vino y su historia

Muchas de las culturas que florecieron en las riberas del mediterráneo se atribuyen la creación del proceso de vinificación. Por ello, la experiencia de hacer visitas a bodegas en La Rioja nos pone en contacto con los orígenes de la civilización occidental.

Algunas particularidades hacen de tus visitas a las bodegas en La Rioja una experiencia donde se aúnan historia, enología y arte. El cultivo de la vid se implantó en La Rioja gracias a pobladores romanos y fenicios. Durante la Edad Media comenzó la exportación del vino a otras regiones de la península ibérica. En el siglo XVII se documentan ya las primeras iniciativas para proteger la calidad del vino.

Esta curiosa anécdota data de 1635, año en el cual el alcalde de Logroño prohibió el paso de carruajes por las calles cercanas a las bodegas, a fin de preservar el proceso de elaboración de las vibraciones, que podían ser perjudiciales. En 1650 se emite el primer documento para la protección de la calidad de los vinos de la Rioja. Gonzalo de Berceo, nuestro primer poeta, menciona el vino en sus versos.

Estos especiales mostos son aptos para elaborarse en una amplia gama de envejecimientos. Esta particularidad es un sello distintivo de los grandes vinos. Pueden embotellarse jóvenes, después del proceso de fermentación alcohólica, o hacerse después de la crianza. El adecuado proceso de la crianza permite que los vinos adquieran cualidades aromáticas y de sabor que derivan de los taninos de la madera. Dependiendo del tiempo de permanencia en la botella y en barricas de roble serán vinos Crianza, Reserva o Gran Reserva.

Toda botella de vino de la Rioja ostenta un etiquetado que es garantía de origen, añada, calidad del vino y tiempo de envejecimiento. Para disfrutar del más grato de los viajes, el vino y su historia, en La Rioja En Ruta te ofrecemos autocares dotados de todas las modernas comodidades.

haz clic para copiar mailmail copiado